Teatro incompleto de Manuel Reguera Saumell

Teatro incompleto de Manuel Reguera Saumell (Ediciones de la Flecha, 2018, 283 p.) reúne  cinco obras de teatro, entre ellas la premiada y editada Recuerdos de Tulipa, la más reconocida e internacional, con varias puestas en escena y una versión cinematográfica de Manuel Octavio Gómez con la colaboración del autor. Dos de ellas tenían  ediciones en revistas, Sara en el trapatio y El general Antonio estuvo aquí –estrenadas ambas– y las restantes, permanecían inéditas desde su estreno: La calma chicha, dirigida por Cuqui Ponce de León y La soga al cuello, escenificada por Gilda Hernández con Taller Dramático en la Olimpiada Cultural de México.
No se podría  escribir  de los sesenta en el teatro cubano sin mencionar a Manuel Reguera Saumell (Camagüey, 1928), también arquitecto y pintor, asentado en Barcelona desde 1967 con una exitosa carrera como profesor y narrador: cuatro novelas publicadas. Cuando se premia Sara en el traspatio, dirigida por Rubén Vigón en 1961 nace un autor que aunque abandona  la escritura teatral, continúa representándose y cuyas obras siguen en pie.
"Armado de  excelente técnica, Reguera Saumell va a construir su teatro en el recuerdo amargo y obsesivo de la provincia, con sus temas perennes de frustración, hipocresía y desmoronamiento moral," escribió Rine Leal en 1967, mientras Carlos Espinosa Domínguez en 1992 lo calificó de "cronista implacable" que descubre el infierno que se oculta  tras las ventanas y paredes de ese pueblecito de campo. Con nota introductoria de Rosa Ileana Boudet, la edición no pretende ser definitiva pues hay obras que parecen irrecuperables, sino un punto de partida,  un peldaño para leerlo y representarlo.
De izquierda a derecha Albio Paz, Lilian Llerena y Magali Boix en La soga al euello. Al fondo, Helmo Hernández.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario